PROGRAMACIÓN DE LOS CURSOS

INGLÉS

El inglés es considerado el idioma más importante en el mundo y se ha convertido en el principal elemento de comunicación entre culturas diversas que tienen pocos o ningún rasgo en común. Este fenómeno se ha fomentado con la globalización, ya que es la lengua extranjera que más regiones del mundo dominan.

Hoy es esencial capacitarse en este idioma por dos aspectos importantes: para que sea más sencillo acceder a mayor cantidad de conocimiento e información y por cuestiones laborales. El inglés ya no se considera como una alternativa y complemento a la formación, sino una exigencia formativa a nivel personal y social para poder lograr un desarrollo integral.

Según las estimaciones del British Council, para el 2015 habrá aproximadamente 2 mil millones de personas que estarán aprendiendo este idioma. Esto quiere decir que en menos de diez años será una lengua hablada por al menos 3 mil millones de personas, es decir, la mitad de la población total de la tierra.


JAPONÉS

Japón es la tercera mayor economía del mundo, mientras que las condiciones de desarrollo humano y la apertura a occidente son mejores en Japón. Asimismo, en Japón existen compañías de tecnología importantes como Sony, Toshiba, Sanyo, Casio, Canon, Minolta, Honda, Toyota, Mitsubishi, entre muchas otras. Si te interesa el área de negocios, ingeniería, manufactura, investigación, economía o política, Japón es una excelente oportunidad.

Con Europa y Estados Unidos en crisis, países como China, Japón, Corea del Sur y los Tigres Asiáticos están viendo su oportunidad de desarrollo y de ayuda a la recuperación económica de occidente.


PORTUGUÉS

Pese a que una persona que habla español puede entender casi el 80% de lo que lee en portugués, hablar el famoso “portuñol” no le promete éxito en los negocios en países luso parlantes.
Comenzar una expansión internacional, por ejemplo, hacia Brasil, puede ser una tarea posible para alguien que no conoce el idioma, pero no va a ser tan rápido ni tan efectivo en comparación con alguien que domina el idioma de la primera economía latinoamericana.

Esto, pues no basta sólo con tener un buen proyecto. Hay que conocer a la gente, entender su cultura y las diferencias de matices que hay, desde las regulaciones tributarias complejas (todas en portugués), hasta en las normas de etiqueta. Y a ese mundo se llega de manera clara y rápida, a la antigua, pues “hablando se entiende la gente”.